La mamada de la “epidemia de autismo.”

Seguimos con el 3ro de los 50 términos en psicología y psiquiatría que deberían ser evitados.  Lilienfeld, Sauvigné, Lynn, Cautin, Latzman y Waldman (2015) nos presentan estos términos que todo psicólogo, estudiante y profesor de psicología debe tener en cuenta ya que son incorrectos, engañosos, mal empleados, ambiguos o con palabras de lógica confusa. Como siempre al final de esta traducción del extracto del artículo les presento la referencia con el artículo original que puede ser descargado de manera gratuita. Si piensa usted que este artículo es informativo y vale la pena haga favor de compartirlo con quienes podrían beneficiarse, ya que la educación sobre estos temas debe ser un bien común.

Twin boys who function on the opposite ends of the autism spectrum.
26 Feb 2007, Twinsburg, Ohio, USA — Twin boys who function on the opposite ends of the autism spectrum. — Image by © Jodi Cobb/National Geographic Creative/Corbis

3. Epidemia de autismo.

Se ha dedicado un gran esfuerzo por descubrir las fuentes de la “epidemia de autismo” (p. ej., King, 2011), el supuesto incremento masivo en la incidencia y prevalencia de autismo, ahora llamado trastorno de espectro autista, a través de los últimos 25 años. Los factores causales siendo implicados en esta “epidemia” que se han propuesto incluyen las vacunas, ver la televisión, alergias en la dieta, antibióticos y los virus.

Sin embargo, hay poca evidencia de que esta supuesta epidemia refleja un incremento genuino en los índices de autismo per se a diferencia de un incremento en el diagnóstico derivado de varios sesgos y artefactos, incluyendo un aumento en la conciencia social sobre los rasgos del autismo (“sesgo por detección”), incremento en los incentivos para los distritos escolares que reportan diagnósticos de autismo y una reducción de los umbrales diagnósticos para autismo a través de ediciones sucesivas del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (Gernsbacher et al., 2005; Lilienfeld and Arkowitz, 2007). En efecto, los datos indican que cuando los criterios de diagnóstico para autismo se mantenían constantes, los índices de este trastorno se mantuvieron esencialmente constantes entre 1990 y 2010 (Baxter et al., 2015). Si los índices de autismo se están incrementando, el incremento parecería ser mínimo a lo mucho, difícilmente justificando la afirmación generalizada de una “epidemia.”

A continuación les dejo la referencia al artículo que pueden descargar gratuitamente:

Lilienfeld SO, Sauvigné KC, Lynn SJ, Cautin RL, Latzman RD and Waldman ID (2015) Fifty psychological and psychiatric terms to avoid: a list of inaccurate, misleading, misused, ambiguous, and logically confused words and phrases. Front. Psychol. 6:1100. doi: 10.3389/fpsyg.2015.01100

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s