¿Por qué es tan fácil caer en “mamadas”?

Una cosa que ha faltado en este blog es explicar por qué los seres humanos somos tan predispuestos a caer en la creencia de “mamadas.” Como ya he explicado en varias ocasiones yo utilizó la palabra “mamada” dentro de un contexto específico, por ende se vuelve un término. Este término dentro del contexto de este blog se refiere a cualquier propuesta que carece de razón o evidencia que la soporte. Cuando un charlatán pretende vendernos algo con el supuesto propósito de aliviar alguna aflicción, enfermedad, trastorno o sufrimiento sin presentar evidencia de su efectividad e incluso cuando hay buenas pruebas para afirmar que no sirve de nada, entonces eso es una “mamada.” Algunos lectores han expresado en los comentarios que este término no les agrada y que yo lo utilizó para ridiculizar las ideas, propuestas y afirmaciones de los proponentes de estas charlatanerías, y tienen mucha razón. Si no lo hiciera de esta forma, si fuera todo dentro de un contexto meramente académico e intelectual, aquellas personas a las que más les pudiera servir la información que aquí presento probablemente no les interesaría leerlo. Por eso trato de hacerlo de una manera que sea amena y divertida, pero que al mismo tiempo esté basada en hechos y no en creencias.

¿Pero qué es una creencia? Según la Real Academia Española es un: Completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos. Por lo tanto creer en alguna de las mamadas que aquí suelo presentar es simplemente darlo como un hecho, como algo seguro y cierto sin preocuparse por verificar si realmente lo es. El sostener una creencia en ocasiones también involucra el mantener ese supuesto de certeza aún cuando no exista evidencia que lo pruebe o aun cuando haya evidencia de lo contrario. Si tomamos en cuenta que nuestras vidas están repletas de situaciones en las que tenemos que tomar decisiones, desde banales hasta aquellas que pueden repercusiones importantes para nosotros y aquellos que nos rodean, podemos concluir que todos necesitamos mejores herramientas para tomar esas decisiones. ¿Será una buena idea basarnos en creencias para la toma de decisiones? Una decisión muy importante para cualquiera que sea padre o madre de familia seguramente es la de vacunar a nuestros hijos. ¿Pero qué sucede si una madre mantienen la creencia de que las vacunas causan autismo? Esta es una situación real que está creando problemas en varias partes del mundo, en donde activistas anti-vacunación mantienen una serie de creencias que surgieron en Inglaterra gracias a un médico investigador que publicó una serie de estudios que han sido refutados, la revista que los publicó los ha borrado de sus bases de datos, se le investigó por prácticas no éticas y se le quitó su licencia médica. Se hicieron una serie de investigaciones para ver si las vacunas están relacionadas con el autismo y se encontró que no existe ningún vínculo. A pesar de toda esta evidencia en contra de la creencia de que las vacunas causan problemas en el desarrollo de los niños, siguen habiendo grupos que están firmes en propagar la peligrosa idea falsa de que las vacunas producen autismo.

Pero, ¿cómo es que caemos tan fácilmente en la creencia de las mamadas que nos acosan por todos lados, diariamente en todos los medios de comunicación masivos, en internet, en nuestros círculos sociales y desgraciadamente hasta en las escuelas e instituciones de educación superior? Hay varias formas en las que todos podemos caer presa de afirmaciones que suenan posibles o ciertas pero que resultan ser falsas o sin sustento. Por este medio les presentaré algunas de ellas, las más comunes, para que de esta forma poder formar nuestro estuche de herramientas en contra de las mamadas.

1. Información de boca en boca

Muchas creencias incorrectas se transmiten por múltiples generaciones a través de la comunicación verbal. Solo porque una frase suena divertida o es fácil de recordar no quiere decir que sea cierta, desgraciadamente esto es lo que las hace tan proclives a ser transmitidas generacionalmente. Un ejemplo muy común es el típico refrán que todos hemos escuchado alguna vez: “Perro que ladra no muerde.” ¿Será cierto esto?  ¿Quién será el valiente que lo ponga a prueba? El hecho de que escuchemos alguna afirmación una y otra vez no la hace cierta. Pero esto nos puede llevar a aceptar esta afirmación como correcta, aún cuando no lo sea, porque podemos confundir la familiaridad de una frase con su certeza. Las investigaciones sobre este fenómeno han descubierto que los seres humanos somos muy propensos a creer en una afirmación cuando se nos presenta de manera repetida. En unos estudios encontraron que si una persona nos repite 10 veces la frase “fulano de tal es la mejor opción para Presidente,” es lo mismo que si lo escucháramos de 10 personas diferentes. Si somos expuestos de manera repetida a una afirmación o idea es muy probable que empecemos a verlo como un hecho o como algo acertado, aún sin tener evidencia alguna de su veracidad. Entonces nuestra primera herramienta debe ser, solo porque he escuchado muchas veces una afirmación (como la idea incorrecta de que algunas personas funcionan con el hemisferio derecho y otras con el izquierdo) no la vuelve automáticamente cierta.

Después seguiremos revisando otras formas en las que todos solemos caer en creencias falsas y como librarnos de estas mamadas. Estén pendientes y no olviden dejar sus comentarios ya que aunque algunos sean divertidos, otros interesantes y algunos brillantes todos son bienvenidos. También me pueden encontrar en mi página de facebook aquí: http://www.facebook.com/luisarnoldo.frettlohrbarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s