Trastorno de Personalidad Múltiple o La Mamada Disociada

El día de hoy vamos a revisar un reportaje que aparece en NPR sobre la anécdota de “Sybil.” Para aquel interesado en psiquiatría y psicopatología será fácil reconocer el caso de “personalidades múltiples” más famoso de la historia. Hoy en día esta condición se conoce como Trastorno de Identidad Disociativa (TID). Desde su introducción este trastorno o condición psiquiátrica ha sufrido de mucha crítica. Una gran cantidad de expertos niegan su validez y proponen que muy probablemente sea un fenómeno cultural y no tanto psiquiátrico. Es una situación que se presenta de forma muy rara en la población general y de manera interesante casi únicamente en la cultura occidental, sobre todo en EEUU y Europa. Les presento a continuación la traducción del reportaje publicado el 20 de Octubre del 2011, si gustan revisar la publicación original la pueden encontrar aquí. Es una traducción algo literal, no quise modificar el material de la autora del reportaje.

La Verdadera ‘Sybil’ Admite Que Sus Personalidades Múltiples Eran Falsas por Lynn Neary

Cuando Sybil salió al público por primera vez en 1973, no solo subió a la cima de las listas de best-sellers –fabricó un fenómeno psiquiátrico. El libro fue descrito como la historia verdadera de una mujer quien sufría de un trastorno de personalidad múltiple. Dentro de unos cuantos años de su publicación, los casos reportados de trastorno de personalidad múltiple –hoy en día conocido como trastorno de identidad disociativa– saltaron de menos de 100 hasta los miles. Pero en un nuevo libro, Sybil Exposed (Sybil Revelada), la escritora Debbie Nathan argumenta que la mayor parte de la historia está basada en una mentira.

Shirley Mason, la verdadera Sybil, creció en el medio-oeste de EEUU en una estricta familia Adventista del Séptimo Día. Como una mujer joven ella era emocionalmente inestable, y decidió buscar ayuda psiquiátrica. Mason se volvió inusualmente apegada a su psiquiatra, la Dra. Connie Wilbur, y sabía que Wilbur tenía un interés especial en el trastorno de personalidad múltiple.

“Shirley siente después de un corto tiempo, que no está recibiendo la atención que necesita de la Dra. Wilbur,” Nathan explica. “Un día, ella entra en la oficina de la Dra. Wilbur y dice, ‘No soy Shirley. Soy Peggy.’… Y dice esto en una voz infantil… Shirley empezó a actuar como si tuviera a un montón de gente dentro de ella.”

Wilbur creyó que se había topado con un caso extraordinario. Empezó a ver a Mason más frecuentemente y eventualmente hizo equipo con la escritora Flora Rheta Schreiber para trabajar en un libro sobre su paciente. Las dos mujeres grabaron una serie de entrevistas. En una de esas entrevistas, Wilbur describe el momento en que Peggy aparece por primera vez. Ella usa el pseudónimo “Sylvia” para proteger la identidad de Mason:

Ella dijo, “soy Peggy,” y prosiguió a contarme todo sobre sí misma… que Sylvia no podía defenderse por sí misma y que ella tenía que defenderla. Sylvia no podía enojarse porque su madre no se lo permitía, pero ella se enojaba. Ella sabía que era un pecado el enojarse, pero la gente se enojaba y por eso ella también se enojaba.

Mason se volvió cada vez más dependiente en Wilbur por apoyo emocional y hasta financiero. Estaba ansiosa para darle a su psiquiatra lo que quería.

“Una vez que obtuvo este diagnóstico ella empezó a generar más y más personalidades,” dice Nathan. “Tenía bebés, tenía niños, tenía chicas adolescentes. Ella no estaba fingiendo. Creo que una mejor manera de hablar del problema sobre lo que Shirley estaba haciendo era que estaba accediendo a una demanda de que ella tenía este problema.”

Wilbur empezó a inyectar a Mason de manera regular con pentotal sódico, el cual se estaba usando en aquel tiempo para ayudar a la gente a recordar eventos traumáticos que habían reprimido. Bajo la influencia de drogas e hipnosis, la muy sugestionable Mason reveló sus muchas personalidades.

Al leer a través de las notas de Schreiber, Nathan dice que se vuelve obvio que la escritora sabía que la historia de Mason no era completamente cierta. Los recuerdos de una tonsilectomía, por ejemplo, se transformaron en una espeluznante historia de abuso. Y Schreiber parecía dispuesta a elevar o hasta crear drama donde ninguno existía. Pero si Schreiber tuvo dudas, las suprimió.

“Ella ya tenía un contrato y ya tenía una fecha límite,” dice Nathan. “Estaba a la mitad de escribir un libro. Así que tuvo el dilema sobre el que todos los periodistas sufren de pesadillas –¿qué tal si mi tesis resulta ser incorrecta al llevar a cabo mi investigación pero ya es muy tarde?”

En un momento, Mason trató de arreglar las cosas. Escribió una carta a Wilbur admitiendo que había estado mintiendo: “Realmente no tengo ninguna personalidades múltiples,” ella escribió. “Ni siquiera tengo una ‘doble.’… Yo soy todas ellas. He estado mintiendo en mi pretensión de ellas.” Wilbur descartó la carta como un intento de Mason para evitar ir más a fondo en su terapia. Para entonces, dice Nathan, Wilbur había invertido demasiado en su paciente como para dejarla ir.

“Ella ya había empezado a dar presentaciones sobre este caso,” dice Nathan. “Estaba planeando un libro… Ella estaba muy, muy apegada al caso emocionalmente y profesionalmente y no creo que lo hubiera podido dejar. Pero tenía una muy buena pieza pequeña de teoría psicoanalítica para racionalizar el no dejarlo.”

En cuanto a Mason, ella entendió rápidamente que si empezaba a cuestionar sobre la veracidad de sus personalidades múltiples, perdería a su red de apoyo.

“Ella tuvo la muy, muy fuerte impresión de que si entraba y traía esta carta de retractación a la Dra. Wilbur, de que si ella no iba con el programa ya no iba a tener a la Dra. Wilbur ,” dice Nathan. “La Dra. Wilbur le estaba dando de 14 a 18 horas de terapia a la semana. La Dra. Wilbur iba a su casa y comía con ella, le daba ropa, pagaba su renta… así que, ¿cómo podía uno dejar a la Dra. Wilbur?”

El libro tuvo mayor éxito del que cualquiera esperaba –vendió más de 6 millones de copias alrededor del mundo, y en 1976, se hizo en una película para la televisión protagonizada por Sally Field y Joanne Woodward.

Por lo que refiere a la verdadera Sybil, la gente empezó a reconocer a Mason como la paciente representada en el libro y la película. Escapó de su vida y se mudó a una casa cerca de Wilbur. Mason vivió en las sombras hasta su muerte en 1998.

Traducido de: Real ‘Sybil’ Admits Multiple Personalities Were Fake by Lynn Neary. Accesado en npr books el 22 de Noviembre del 2011. Liga: https://www.npr.org/2011/10/20/141514464/real-sybil-admits-multiple-personalities-were-fake

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s