De Teletón, Televisa y los OVNIS; Teorías de Conspiración y sus jaladas.

Hay algunos que piensan que el creer es el estado natural de nuestro cerebro. Michael Shermer tiene una presentación muy interesante en TED en donde nos habla sobre creencias y escepticismo. Estoy de acuerdo con el en que el creer en algo es la conclusión natural en muchos de los casos, pero no en todas las situaciones. En el video el lo explica de una manera muy sencilla y fácil de digerir. Básicamente imaginemos a la raza humana y sus antepasados hace cientos de miles a millones de años atrás. Uno de nuestros tatatatatarabuelos cavernícolas anda buscando comida y de repente escucha unos ruidos en la maleza. Hay dos opciones, a) creer que es un depredador, quizá un dientes de sable o tigre y salir corriendo; o b) investigar cual es el verdadero origen del disturbio para comprobar su hipótesis. Puede que haya sido un conejo, puede que haya sido realmente un tigre. Pero podemos darnos cuenta que aquellos que salieron corriendo sin cuestionar el ruido tuvieron mayores posibilidades de sobrevivir, reproducirse y crear generaciones subsecuentes que preferían creer que en investigar. Ya que muchos de los que si investigaron probablemente les fue como en las películas de terror, en donde la curiosidad mata al gato. Por lo tanto la heurística de creer sin cuestionar en situaciones que pudieran ser negativas vendría siendo el estado natural del ser humano. En cualquier momento en que se nos presenta un argumento o idea sobre algo negativo, inmediatamente creemos en ello sin ponernos a pensar: será cierto?

Un caso muy popular de la propagación de estas ideas culturales o “memes” puede ser el del supuesto fraude que pudiera existir con la fundación Teletón y Televisa. A todos nos han llegado los correos electrónicos en donde se nos presenta la teoría de que Televisa utiliza al Teletón para hacerle fraude al fisco y no pagar impuestos. Incluso unos han ido más allá y mencionan que tienen una ganancia neta, ya que declaran más de lo que les deben a Hacienda y esta les devuelve el exceso. Como nuestro cerebro está cableado para “creer” en estas teorías de conspiración inmediatamente lo aceptamos, nos indignamos y mandamos la cadena de correos electrónicos pensando que estamos salvando a nuestros amigos y familiares de caer en esta tranza. Yo lo sé, porque era uno de esos que creía con fervor que había gato encerrado. Los científicos que trabajan en la neurociencia nos explican que hay otros factores que se involucran en la formación y propagación de estas teorías de conspiración. Una de ellas es la del fenómeno de “animal social” que muestra el ser humano. Necesitamos sentirnos parte de nuestro grupo social, pertenecer y seguir la corriente. Si varias personas de nuestra red social cree en alguna teoría vamos a querer compartir esa creencia, aunque tenga evidencia o no, que la soporte. Esto a su vez genera situaciones en donde nos sentimos parte de un grupo exclusivo, donde solo son miembros aquellos que tienen cierta información que otros grupos de personas desconocen. Esto suele pasar también con los fanáticos más fervientes de los visitantes de otros mundos, los OVNIS. Al sentirse parte de un grupo especial, con información privilegiada que la mayoría no entiende, no quiere ver, o desconoce, existe una liberación de opioides en el cerebro, pueden llegar a sentirse eufóricos cuando platican de estas cosas con otras personas de su clica secreta que creen estas teorías de conspiración.

Hay varios fenómenos que se dan al mismo tiempo y que permiten la propagación masiva de información sin bases en evidencia en la cual la gente cree sin cuestionarla. La verdad es que no tenemos ninguna prueba de que estas alegaciones de fraude fiscal sean ciertas. Si hubiera algo de cierto en ello, seguramente Hacienda ya hubiera investigado y al menos habría algún reportaje en periódicos o noticieros. La única esfera en que estas creencias ridículas persisten son en la esfera del cyberespacio en forma de cadenitas de correos. Se debe a que los humanos compartimos un prejuicio cognitivo de creer fácilmente en cosas negativas sobre otros y así también en las soluciones rápidas y fáciles. Por eso mantenemos teorías de conspiración, la mayoría de ellas estupidamente ridículas, y también creemos en remedios milagrosos en forma de hierbas, extractos, agujas de acupuntura, chakras, sanación con energías, oráculos, psíquicos y mediums, hongos, imanes, anillos de dietas, zapatos tenis de plataforma, fajas, gel para celulitis, suplementos alimenticios sanadores, y una enorme cantidad de jaladas más. Creemos porque es la forma en que evolucionamos, nacemos con el botón de creer en posición de encendido.

Si uno se da una vuelta a la página oficial del Teletón, se encontrará con un video subido a Youtube donde el presidente de la Fundación Teletón, Fernando Landeros, explica como es que se ha propagado el mito del fraude fiscal e intenta calmar a las personas que donan por la causa. Obviamente será difícil para un verdadero fan de las teorías de conspiración el aceptar el argumento de Landeros. Como ya hemos visto en otros posts de mi blog, existe lo que en psicología se conoce como prejuicio cognitivo de confirmación. Este es como un mecanismo que defiende nuestras creencias de cualquier tipo de ataque, aún cuando se presente con evidencia y hechos claros. Cuando tenemos una creencia no vamos a aceptar argumentos que vayan en contra de ella, vamos a minimizar la importancia de la evidencia contraria que se nos presente. Al mismo tiempo vamos a enfocar más nuestra atención hacia argumentos que confirmen esas creencias, aún cuando no tengan ninguna evidencia a su favor. Así funciona nuestro cerebro, en automático y sin darnos cuenta. Todos sufrimos de estos prejuicios, es la forma en que está cableado nuestro cerebro. Si uno cree que tomar grandes cantidades de vitaminas nos van a mantener saludables, viviremos largas vidas, libres de enfermedades crónicas, no importa lo que la ciencia y los hechos nos digan, de que no hay evidencia clara de ello, aún así seguiremos creyéndolo.

Ahora, para finalizar, no me gusta mucho el Teletón. Obviamente es una estrategia de promoción de Televisa y sus actores y actrices. Utiliza mucha manipulación emocional, cayendo en lo barato y realmente repulsivo en ocasiones. Sacan todas las armas posibles para que demos un billete, desde poner a niños con cáncer y contarnos sus historias con música de fondo que a cualquiera va a hacer sentir culpable. Las actrices solo con nombrar a los niños, ancianos o discapacitados sueltan el llanto protagónico digno de un Oscar. Se ve todo falso, pretencioso, artificial, premeditado y con la intención de hacernos levantar el teléfono para hacer nuestra donación y poder dormir tranquilos esa noche. Que si es una causa noble? Que si tiene un impacto favorable en los más necesitados? Probablemente si, aunque se la pasan utilizando los recursos recabados para crear más y más infraestructura, la cual necesita gente que la trabaje, la mantenga y se encargue de la rehabilitación. Genera empleos y recursos de inmuebles que requieren mantenimiento y por ende más recursos. Por lo tanto cada año necesitan recabar más y más dinero. Puede que llegue el momento que la gente pierda el interés, que se canse de ver llorar actrices de telenovela a un lado de un pobre niño con Síndrome de Down. Cómo se puede mantener un sistema que requiere un crecimiento que va muy por arriba de la inflación del país? Siempre necesitarán más dinero, podemos como país mantener este pez tan gordo de forma indefinida? Necesitan mostrar en cada Teletón que están haciendo nuevas instalaciones, que para eso requieren nuestro dinero. Si dijeran no haremos más centros de rehabilitación y terapia física la gente ya no va a mostrar tanto interés en donar dinero.

Al final de cuentas, si quieren donar al Teletón, que sea con la intención de apoyar a gente necesitada y no porque nos den un gancho al hígado emocional y tengamos que soltar la lana para sanar nuestra consciencia. En lo que se refiere a nuestros prejuicios cognitivos de confirmación, ese botón no necesita estar siempre en la posición de “creer en automático.” También existe la otra cara de la moneda, la de creer en la evidencia y los hechos. Esta requiere un poco más de esfuerzo, un poco más de trabajo, y a veces no se siente natural ya que va en contra de nuestro instinto animal. Las habilidades de pensamiento crítico y racional no son innatas en la inmensa mayoría de los seres humanos. Estas requieren un poco de esfuerzo, pero al final de cuentas rinden grandes frutos en nuestra vida personal, social y laboral. Cuando aplicamos esos principios, que no son enseñados en la escuela, ni en la mayoría de las familias, nisiquiera en muchas instituciones de educación superior, tenemos una ventaja. La ventaja es la habilidad de poder buscar la realidad de nuestros pensamientos y emociones evitando caer en errores que nos llevan a tomar malas decisiones. Nos ayuda a evitar miedos y ansiedad por lo desconocido, por el mañana, por lo que podría pasar en nuestras relaciones. A final de cuentas, aquellos que saben que la burra es parda, porque tienen los pelos en la mano, siempre llevarán vidas más armoniosas, que aquellos que piensan que la burra es marciana y que si se hacen un té con sus pelos se curarán la diabetes.

4 comentarios en “De Teletón, Televisa y los OVNIS; Teorías de Conspiración y sus jaladas.

  1. Pienso que la caridad y la bondad que se manifiesta en este tipo de eventos como es el teletón y muchas otras acciones con propósitos benefactores no son más que fachadas para obtener de una u otra manera una ganancia, háblese de de dinero o de popularidad, y puedo decir que buscar una ganancia económica es y siempre será lo primordial en cualquier tipo de negocio sea de iniciativa privada, social u lo que sea. En lo particular tampoco me gusta lo del teletón porque se aprovechan de lo que genera ver a alguien en desgracia y si las ganancias las utilizan para un bien social que bueno, eso se les aplaude, pero aun así es lo mínimo que pueden hacer para cubrir la culpa de ser parte de una tele tiranía.

    saludos.

  2. La necesidad antropológica del ser humano de encajar en su grupo social, aunque ello requiera anular su espíritu de investigación, y remitirse al pensamiento de las masas es algo que me ha tocado recientemente vivir en carne propia.

    Resulta que con el famoso “Caso Paulette”, del cual todos nos enteramos, me atreví a comentar durante la hora de la comida en la oficina, que la Procuraduría del Estado de México, había subido a la red toda la investigación para que cualquiera pudiera leer de primera mano los peritajes, y así disipar las dudas.

    ¿Qué fue lo que pasó? Lo que nuestro buen amigo Psicoescéptico menciona en este post: en vez de considerarlo un acto interesante, o tomarse la molestia de ir al ordenador y leer los archivos, todo mundo empezó a especular, y a apoyar la teoría conspiranóica de que todo es un engaño de los medios, y que la página de la Procuraduría es para encubrir los hechos, ¡Sin siquiera haberla visto!

    Cuando les cuestioné sobre por qué no optaban por leer la versión oficial, la respuesta fue unánime, “No confiamos en las versiones oficiales”, pero sí en los chismes de lavadero…

    Yo por eso no me dediqué a psicología social. Puros corajes que haría.

    Saludos,

    C.M.

    1. Eso comprueba los resultados de encuentas, al menos en Estados Unidos, pero me permito extrapolar los resultados a México pero obvio con el cuidado de advertir que solo es mi opinión de que se pueden aplicar aquí. Las personas promedio no creen en autoridades, ya sean expertos científicos o el gobierno. En ese caso se trataba sobre toda la teoría de conspiración del movimiento anti-vacunas porque se cree, aunque no hay evidencia sólida a favor, y si mucha en contra, de que causan autismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s