¿Algunas personas usan el hemisferio izquierdo y otras el derecho? La jalada dicotomizada.

En 1981 Roger Sperry compartió el Premio Nobel por su novedoso trabajo en pacientes con cerebros divididos. A partir de ese momento llegó una enorme avalancha por los proponentes de “New Age” para sacar beneficio económico de estos descubrimientos. Lo que sucede es que hay pacientes con epilepsia que no respondían al tratamiento médico. La epilepsia es una terrible enfermedad y en algunos casos no hay forma de aliviarla con medicamentos. Afortunadamente estos casos son muy raros, pero la único forma de tratarlos es separando los dos hemisferios. Todos tenemos un cerebro cuya parte superior está dividida en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. En el centro están unidos por una gran red de comunicación llamada el cuerpo calloso. Por ahí corren todos los “cables” que comunican a un hemisferio con el otro. Las investigaciones de Sperry con pacientes a quienes se les había cortado el cuerpo calloso mostraron que a simple vista parecían comportarse de manera muy normal. Pero al hacerles ciertas pruebas encontraron que parecía que cada hemisferio hacía lo que quería con la información que podía obtener. Cada hemisferio controla un lado de nuestro cuerpo, y recibe la información visual de uno de los lados. En las pruebas que hicieron, un lado recibía una información y otro lado recibía otra. Por ejemplo, por un lado se le mostraba a una mujer la foto de un hombre desnudo, y empezaba con una risita, pero sin saber por qué. Cuando se le preguntaba, su cerebro llenaba la información que le faltaba, podría decir que la foto se parece a un tío que era muy gracioso.

La situación aquí es que nosotros no andamos con el cerebro dividido. A nosotros no nos han cortado el cuerpo calloso y tenemos un solo cerebro con dos hemisferios. Estudios que se hicieron después mostraron que ambos hemisferios parecían ser mejores en ciertas tareas mentales que el contrario. Sobre todo en diferentes áreas del lenguaje se encontró que un lado era mejor que el otro y por tanto tomaba las riendas y el control. No era que el otro lado no tuviera la capacidad de hacerlo, solo que el más rápido gana y al final de cuentas tiende a ocuparse del trabajo. Pero debe quedar muy claro que los científicos que han estudiado estos fenómenos han mencionado en muchas ocasiones que estas diferencias son mínimas. El problema es que proponentes de “New Age” y psicología popular han exagerado mil veces estos hallazgos y declarado que tenemos dos cerebros completamente diferentes. Si hay cierta verdad en que los hemisferios manejan cierto tipo de información de manera diferente, pero como están comunicados entre sí, se pasan la información uno al otro y al final resulta ser un solo cerebro.

Aunque la ciencia nunca propuso que tenemos dos hemisferios completamente diferentes, esto no detuvo a ciertas personas para querer utilizar estas noticias en su beneficio. Si alguna vez te encuentras con alguien que te propone un libro, entrenamiento, seminario, taller o aparato para despertar las funciones dormidas de tu hemisferio derecho esto es lo que debes hacer: primero agarra bien tu cartera o bolso, y después sal corriendo de ahí. Desde los años 80’s han salido cientos de libros, cursitos y hasta aparatos para querer tomar los poderes ocultos del hemisferio derecho y aprovecharlos para alcanzar riqueza y felicidad. Los neurocientíficos denominan a este fenómeno como una dicotomanía exagerando las diferencias entre los hemisferios. Llegan hasta a decir que el hemisferio izquierdo es “lógico,” “frío,” “lineal,” “racional,”  “analítico,” y “masculino.” Mientras que el derecho es “creativo,” “holístico,” “intuitivo,” “artístico,” “espontáneo” y “femenino.” Dichas alegaciones son infundadas y exageran la realidad científica. Pero esto no detiene a las personas que forman seminarios para gerentes de empresas que intentan promover el uso del hemisferio derecho para tener mayor éxito. Ni de talleres para el público general con la intención de lograr una paz y armonía en sus vidas al canalizar los poderes del hemisferio derecho cálido y emocional.

Hay personas que aún así mencionan que si han obtenido buenos resultados de estas intervenciones. Pero hay que tomar en cuenta que esto se puede deber más bien a un efecto placebo. Podrá haber cierto beneficio debido a los entrenamiento conductuales que beneficien la solución de problemas con diferentes estilos de aprendizaje, pero esto se debe al entrenamiento actuando en un cerebro único y no a la dicotomía hemisférica que proponen. Mencionan que los programas de aprendizaje formal de las escuelas solo utilizan el hemisferio izquierdo y que ellos pueden enseñar a usar el contrario con grandes resultados. Pero esto no ha sido probado en la vida real y es ridículo, ya que ambos hemisferios reciben la misma información todo el tiempo y la comparten de manera cotidiana. Algunos entrenamientos pueden ser de beneficio pero no por la diferencia en función de hemisferios, la cual que no existe al grado que mencionan, sino más bien por las técnicas utilizadas. Y al final de cuentas se puede obtener mayor beneficio de talleres realizados con la intención clara de enseñar diferentes estilos de enfoque para la solución de tareas sin mencionar los hemisferios, cuando están hechos por personas capacitadas que saben lo que hacen. Desgraciadamente el beneficio relativo que podrían ofrecer estos proponentes dicotomaniáticos se obscurece por la cantidad de psicomitología absurda que propagan en la población.

4 comentarios en “¿Algunas personas usan el hemisferio izquierdo y otras el derecho? La jalada dicotomizada.

  1. Asi es, es hasta vergonzoso lo divulgado que está esto, casi como lo de que sólo usamos el 10% del cerebro… Es virtualmente imposible sacarse la mitología de encima

    1. El problema es cuando se propagan estas psicomitologias en instituciones de educación superior por maestros psicólogos profesionistas que deberían saber mejor. Gracias por tu comentario y que te tengas muy bien fin de semana.

  2. Esto me hace pensar en un documental de NatGeo que habla sobre los siameses que comparten regiones anatómicas, principalmente de cráneo y donde su masa encefálica también se comparte teniendo diferencias en la percepción y lo cognitivo, reflejándose en las actitudes y aptitudes de cada uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s