Etapas de duelo (y siguen las jaladas)…

Aquí les presento la segunda parte del artículo sobre las etapas de duelo de Kübler-Ross.  Si alguna vez te ha interesado la tanatología y/o atención a clientes en duelo, es imperativo que leas este artículo escrito por Russell Friedman y John W. James. En mi post anterior está la primera parte y recomiendo leer eso primero.

[Inicio de fragmento del artículo]

¿En qué momento amplia aceptación iguala hecho científico?

En Febrero 21 del 2007, La Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA) publicó los resultados del Estudio Yale en Sufrimiento (YBS por sus siglas en inglés): Una Examen Empírico sobre la Teoría de Etapas de Duelo. El YBS  evaluó un batiburrillo de supuestas etapas. Empieza con el supuesto de que las etapas de duelo existen, y después intenta usar esa suposición para probar que si existen. Sin embargo, la existencia de las etapas nunca ha sido establecida como hecho. Los resultados parecen confirmar unas etapas, niega otras, y reposiciona el orden y su valor. No podemos darle crédito al YBS porque sus premisas y conclusiones son erradas. Pero ya que el lenguaje del mismo estudio perpetua el mito de que las etapas de duelo siquiera existen, lo usaremos para hacer nuestro caso.

 

El YBS empieza: “La noción de que una respuesta psicológica natural hacia la pérdida involucra una progresión ordenada a través de etapas definidas de sufrimiento ha sido ampliamente aceptada por clínicos y el público en general.” Y concluye: “La identificación de las etapas normales de duelo que siguen a una muerte por causas naturales realzan la comprensión de cómo una persona ordinaria procesa cognitiva y emocionalmente la pérdida de un miembro de la familia.” Nos preocupa la suposición de que las etapas de duelo son normales y distintivas y progresan en un orden específico. También nos preguntamos, ¿en qué momento “amplia aceptación” iguala hechos científicos?

Contraste esta alegada amplia aceptación de un “progreso ordenado de etapas” con esto extraído de la cubierta interna de Reconstrucción del Significado & la Experiencia de Pérdida, editado por Robert A. Neimeyer: “Desacreditando la noción de que una secuencia invariable de etapas de duelo ocurren entre todos quienes experimentan la muerte de un ser amado, este volumen vanguardista claramente demuestra que procesos altamente individuales están en el centro de la dinámica de duelo.” Publicado por la Asociación Psicológica Americana en 2001, el libro de Neimeyer presenta los métodos no-etapa de 26 académicos y clínicos para ayudar a gente en duelo.

Neimeyer también señala la metodología en su introducción: “Al nivel más obvio, los estudios científicos han fallado en apoyar cualquier secuencia discernible de fases emocionales de adaptación hacia la pérdida o en identificar cualquier punto final para el duelo que pudiera designar un estado de ‘recuperación.’” Aunque el libro de Neimeyer fue publicado antes del YBS, sus contribuyentes estaban familiarizados con estudios anteriores que intentaron y fallaron en cuantificar etapas.

Tanteando en NCNDA: Una Etapa por Cualquier Otro Nombre

Antes de la publicación de su famoso libro, Kübler-Ross planteó la hipótesis de Cinco Etapas del Recibir Noticias Catastróficas, pero en su texto le cambió el nombre hacia las Cinco Etapas del Morir o Cinco Etapas de la Muerte. Eso llevó después al cambio inapropiado hacia etapas de duelo. Si se hubiera mantenido con la frase noticias catastróficas, quizá la mitología de etapas no hubiera emergido y los afligidos no serían alentados a tratar de acomodar sus emociones dentro de etapas no existentes.

Añadiendo a la ironía del debacle de las etapas, el libro final de Kübler-Ross, On Grief and Grieving, tiene como subtítulo, Finding The Meaning Of Grief Through The Five Stages Of Loss (encontrando el significado del dolor a través de las cinco etapas de pérdida). De forma confusa, dentro del libro se le llaman Cinco Etapas de Duelo. Etapas de pérdida convenientemente se ajustan al nuevo libro sobre duelo y confirman la capacidad camaleónica de la palabra etapas para significar arbitrariamente cualquier cosa que Kübler-Ross o cualquier otro quiera que signifique.

Refutando las Alegadas Etapas

Kübler-Ross pudo haber sido la primera en avanzar una teoría de etapas específica sobre la muerte, pero otros le precedieron en el área del duelo. John Bowlby, Colin Murray Parkes y varios otros avanzaron teorías sobre el duelo basado en etapas o fases, usando una variedad de etiquetas. Términos alternativos para las etapas que usaron incluyen: Incredulidad, Entumecimiento, Añoranza, Choque, y Culpa. Al refutar las etapas, señalaremos las etapas más comúnmente usadas y marcaremos como tienen el potencial de dañar a la gente en duelo.

 

1. (a) Negación (b) Incredulidad (c) Choque (d) Entumecimiento

(a) Negación. En nuestras miles de interacciones con gente en duelo nunca hemos encontrado una sola persona quien estuviera en negación de que una pérdida había sucedido. Preguntamos, “¿Qué sucedió?” Ellos decían, “Mi madre ha muerto.” No había negación de que alguien murió. Hemos tenido algunas cuantas personas que nos dicen que alguien ha muerto y después dicen “Estoy en negación.” Preguntamos, ¿Quiere decir que la persona no está muerta?” Ellos dicen, “No, pero he escuchado que la ‘negación’ es la primera etapa de duelo.”

 

En el capítulo inicial de On Grief and Grieving, Kubler-Ross y Kessler declaran, “Para una persona quien ha perdido a un ser amado, sin embargo la negación es más simbólica que literal.” Nos preguntamos: si la negación es meramente simbólica más que literal, ¿para qué llamarla una etapa?

 

(b) Incredulidad. El YBS utiliza la incredulidad más que la negación. La incredulidad, tal como es expresada por la mayoría de los afligidos, es un lenguaje retórico, como en, “Aún no puedo creer que ya no está.” Aunque la incredulidad pueda reflejar las emociones de un corazón roto, realmente es más una expresión figurativa que una declaración de que una muerte no ha sucedido.

 

(c) Choque. En casos de muertes repentinas y no esperadas, es posible que al recibir la noticia, un miembro sobreviviente de la familia pueda entrar en choque emocional, durante este tiempo están en un estado suspendido, totalmente distantes de los eventos en el mundo real. Esta respuesta es rara y no dura mucho tiempo. La mayoría de las muertes resultan al final de una larga enfermedad o por edad avanzada, y no producen choque en los sobrevivientes. Sin embargo, hay libros que mantienen que el choque es una etapa estándar del duelo. No hay evidencia para respaldar esta idea.

 

(d) Entumecimiento. El entumecimiento es una de las respuestas psicológicas más comunes hacia un evento que produce duelo. Hacemos referencia al entumecimiento porque el YBS lo ligó con incredulidad como si ambas fueran etapas. El entumecimiento relacionado con el duelo es el resultado de una sobrecarga de energía emocional en reacción a la muerte. Muchos afligidos reportan entumecimiento como intermitente en el periodo inmediato después de una muerte, lo cual da lugar a una falta de capacidad de enfoque o concentración limitada. Sin embargo, el entumecimiento no es una etapa, así como tampoco lo es la incapacidad de concentrarse.

 

Daño Potencial. El tiempo no puede sanar heridas emocionales, pero la palabra “etapa” implica que el tiempo es un componente. La sugerencia hacia los dolientes de que están en una etapa de negación o incredulidad puede congelarlos en no tomar acción. Se guardan sus sentimientos esperando al tiempo, para que haga que pasen de esa etapa. Después están propensos para ser diagnosticados con “dolor [bereavement] complicado” y se les pone en drogas psicotrópicas, las cuales hacen difícil o imposible para ellos el acceder a las emociones que han guardado.

 

Daño Inducido por Profesionales. Muchos dolientes nos dicen que un profesional médico o de la salud mental “fuertemente sugirieron” que estaban en una etapa de negación, cuando todo lo que ellos habían dicho es que estaban teniendo algo de dificultad desde que Mamá murió. Aún después de reiterar que estaban claros en que Mamá había muerto, el terapeuta insistió que estaban en negación, lo cual creó un rompimiento de confianza y seguridad. Los dolientes terminaron la terapia después de una o dos sesiones no efectivas, y dejaron que su duelo siguiera sin atenderse. Nosotros creemos que esos profesionales pasaron de largo una regla cardinal de ayudar a gente en duelo, la cual es: “Escuche lo que su cliente le está diciendo, a diferencia de tener su propia agenda.”[Final de fragmento del artículo]

 

Gracias por leer la segunda parte sobre las supuestas etapas de duelo. En mi siguiente post seguiré con el artículo en donde analiza cada etapa, el porqué no son realmente etapas y el daño que los profesionales médicos y de la salud mental pueden causar al etiquetar a sus clientes en alguna de las etapas. Una parte importante de los diplomados en tanatología se basan en las etapas de Kübler-Ross sin siquiera dudar de su veracidad, espero que alguien quien haya atendido a un diplomado de este tipo ponga algún comentario.

Un comentario en “Etapas de duelo (y siguen las jaladas)…

  1. aprecio mucho el análisis a los escritos de la Dra. Kübler, soy médico pediatra y recientemente sufrí, junto con mis hijos la muerte repentina de mi esposa y madre, no estoy de acuerdo con las llamadas etapas de duelo y su escrito me ha sido de mucha utilidad, gracias¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s