Ya no son solo charlatanes, ahora serán delincuentes y malandros.

El día de hoy me emocioné bastante por una noticia que me dio mi madre. Resulta que vio un reportaje en donde, según ella, había pasado el Congreso una ley en contra de los que leen cartas, brujos y psíquicos. Estuve buscando la nota, ya que como saben no es apropiado el solo tomar lo que alguien nos dice y pasar el chisme. Después de un buen rato de estarla buscando por fin la encontré aquí. Me decepcionó un poco el ver que solo era una propuesta que toma la Suprema Corte de Justicia de la Nación en respuesta a un caso de amparo que negaron. Se lo negaron a un grupo de curanderos llamados los hermanos Kendall, que por lo visto habían estado robando grandes cantidades de dinero a gente ingenua que buscaba aliviar sus males. Pero al leerla de nuevo realmente volví a emocionarme al pensar que se podría estar avanzando en luchar en contra de la avalancha de charlatanes que nos atacan todos los días desde la televisión, radio, prensa y otros medios.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucional que la charlatanería sea considerada como un delito, pues existen personas o grupos que se aprovechan de la ignorancia y creencia de otros para obtener un lucro, lo cual a fin de cuentas es un fraude.

Si tomamos en cuenta lo que esta declaración quiere comunicar y lo aplicamos a lo que de forma diaria nos quieren vender por todos lados, podríamos ver como estamos rodeados de delincuentes. He decidido que la Corte Suprema me está dando el permiso de llamar delincuentes a los homeópatas, los que venden Chardon de Marie, Bon Balm, Dalay, terapeutas en gestalt, todas las religiones, los proponentes de creencias New Age, etc., etc., etc. No quiero robar la idea de la famosa “galería de malandros” pero si tendremos que hacer de vez en cuando los “Premios al Mayor Malandro.” Espero la participación de todos ustedes para las votaciones y aquí tienen por mientras al primer candidato: La Astrología (los horóscopos). Ustedes decidan si son un grupo de malandros que están pasando de moda o si se mantienen aún firmes como lo han hecho por siglos en sus “mamadas.”

Hoy en día, la astrología mantiene que el macrocosmo (universo) y microcosmo (humano) están relacionados; así como el hombre está contenido dentro del universo, así también el contiene un universo dentro de sí mismo, el uno siendo el reflejo del otro. La idea es tradicionalmente expresada así “como arriba también abajo” o de forma más cuidadosa como “las estrellas inclinan pero no compelen.” Dice que podemos aprender sobre nosotros mismos viendo a las estrellas. El punto de arranque es la carta astral, un mapa simplificado de los cielos en el momento del nacimiento, ya sea para una persona, una compañía o un país. Se dice que la carta astral es un plano para la vida, y el aprender a interpretarla puede tomar un año o más de duro estudio. El significado de las partes individuales, como los signos y planetas, son derivados no de observación, como algunos astrólogos declaran, pero del simbolismo y analogía, el supuesto siendo que cosas similares en un respecto son similares en otros. Por lo tanto el número cuatro y el cuarto planeta tienen las mismas cualidades. Aries indica una impulsividad y fuerza de voluntad como la del carnero. Marte, el planeta rojo, indica sangre, furia y guerra.

El supuesto de similitud (también conocido como la doctrina de correspondencias) era aceptado sin cuestionar en los días en que la naturaleza era un misterio. Y para el año 1500, el simbolismo planetario había pasado hasta nuestro vocabulario con tales adjetivos como solitario, lunático, mercurial, venéreo, marcial, jovial y saturnino. Pero el supuesto básico es incorrecto. Ahora sabemos que cosas similares en algunos aspectos rara vez son similares en otros aspectos, así que la suposición puede llevar a conclusiones absurdas –p. ej., Juan Pérez es alto, por lo tanto Juan García es alto; los cielos de Michoacán son azules, por lo tanto los Michoacanos son melancólicos. La suposición también puede llevar a contradicciones que no se pueden resolver –p. ej., la Luna era másculina para los Babilónicos, pero femenina para los Griegos; para los astrólogos Venus es simbólico de armonía amorosa, pero sus condiciones de superficie reales, con una temperatura abrasadora de 450 °C bajo unas aplastantes 90 atmósferas de dióxido de carbono y una niebla de ácido sulfúrico, son más parecidas al infierno. Hoy en día, la forma en que la astrología usa el simbolismo no se puede tomar en serio. O, como un investigador lo puso, son mentiras, pinches mentiras, y símbolos.

Para empezar, todo depende de lo que se quiere decir por “astrología.” Como la mayoría de las creencias sociales, la astrología cubre áreas en donde los sentimientos importan pero no los hechos, como en la religión, y otras áreas en donde los hechos importan pero no los sentimientos, como en la ciencia. Así que la astrología puede significar diferentes cosas para diferente gente. Los usuarios tienden a enfocarse en los sentimientos: buscan comprensión espiritual, apoyo emocional, y dirección en la vida, así que cuando argumentan que “la astrología funciona,” tienden a querer decir que “se siente bien” o “es significante.” Pero muchas cosas son significantes sin ser ciertas (Santa Claus, Superman, los rostros en las nubes). Así que este tipo de astrología no necesita ser cierta, y el atacarla va a la par con atacar a Santa Claus.

En contraste, los críticos tienden a enfocarse en los hechos. Buscan prueba de lo que la astrología clama. Quieren saber si los Leo realmente son más generosos que los no-Leo. Su tipo de astrología necesita ser cierta, pero la investigación ha fallado de forma consistente en probarlo. Así que cuando los críticos claman que “la astrología no funciona,” ellos tienden a querer decir que “no es cierta” o “cualquier éxito se debe a factores no astrológicos.” Esta diferencia en puntos de vista explica porque los usuarios y los críticos pueden estar tan completamente en desacuerdo sobre la astrología –muchas veces no están hablando de la misma cosa.

Esto se aplica a muchas otras cosas. En la mayoría de las creencias de la gente tienen más que ver los sentimientos e importa muy poco si es cierto o no. Como vimos en mi post anterior sobre estudios que muestra que la gente tiende a creer más en lo que es socialmente aceptado que en lo que está comprobado con evidencia científica, de la misma forma la gente tiende a creer más en lo que la hace sentir bien que en lo que es cierto. Muchos utilizan este argumento conmigo, me dicen que tiene de malo, mientras lo crean y no les cause daño. Pero el problema es que estas creencias no son tan inocuas como las percibimos. Miles de personas anualmente caen en fraudes causados por los charlatanes que intentan vender un producto o servicio basado en mentiras. Se aprovechan de la ignorancia y buena fe de muchas personas que buscan significado en sus vidas, aliviar el sufrimiento y dolor físico así como la ansiedad y dolor mental. Muchos de ellos saben que solo son estupideces y aún así siguen promoviéndolo ya que tienen un interés económico. Así como los curanderos que robaron dinero a la pobre gente que fue en busca de un alivio, así también los que practican la astrología lucran con los sentimientos de las personas sin ofrecer nada cierto y palpable a cambio. Si seguimos las recomendaciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cualquier charlatán que cobre dinero por hacer una carta astral deberá ser denunciado y multado o encarcelado por fraude. Aplaudo esta resolución de los miembros de la Suprema Corte, y espero que algún tipo de reforma o legislación salga adelante. Sería un gran alivio ver como todos los homeópatas, curanderos, astrólogos, brujos, shamanes, psíquicos, lectores de tarot, etc. empezaran a desaparecer gracias a que nuestro país tomara la dirección de proteger a los consumidores en contra de los charlatanes que tanto daño causan a los ignorantes que deciden creer en ellos.

La parte sobre astrología que se mostró el día de hoy fue tomada de La Enciclopedia de Pseudociencia del Escéptico, editada por Michael Shermer y colaboradores.

16 comentarios en “Ya no son solo charlatanes, ahora serán delincuentes y malandros.

  1. Me da gusto leerte, siempre tan apasionado y tan pro ser humano….
    Te leo al final con la esperanza de que estos charlatanes o “malandros” desaparescan, peeeero, muy sabido es que mientras mas se trate de prohibir algo a la gente, mas fuerza le dan!!!
    Para mi esto de la propuesta es, no mas que un distractor de las verdaderas cosas que aquejan al ser humano y al mundo que nos rodea, no mas que un “atolito con el dedo” para hacer como que estan trabajando en hacer un mundo mejor… y tu, que piensas?

    1. Pienso que hay que tomar en cuenta que esta resolución fue sobre un caso muy específico. Los hermanos Kendall, los charlatanes en esta ocasión trataban de ampararse. Los jueces de la Suprema Corte les dijeron nel, son charlatanes y eso es fraude. Lo que necesitamos es que la sociedad demande que se formen organismos que regulen la charlatanería. Esto sería competencia de la Procuraduría de Protección al Consumidor, la cual desgraciadamente es una institución mediocre que solo da la ilusión de proteger a los consumidores de los charlatanes.

  2. Hola, está claro que mentir sobre algo o alguién debe estar penalizado pero yo me pregunto, ¿quién es quién para decidir en lo que yo quiero creer o no? Un saludo

    1. Bueno lo que tu quieras creer depende de varias cosas, entre ellas grado de educación, apertura a ideas nuevas, espíritu de investigación, tendencias filosóficas hacia el conocimiento, etc. Pero aquí no estamos hablando solo sobre mentir. Yo puedo alegar que luche en la guerra del golfo, que fui de safari a Africa y que inventé los focos que ahorran electricidad. Todo eso no es cierto, es una mentira pero nadie me puede demandar por pronunciar estas delusiones. La cuestión es cuando alego que puedo ver el futuro (lo cual no es cierto, nadie puede ver el futuro) y te cobro dinero para decirte lo que te depara. Cuando te pido una cooperación por leerte la mano o las cartas, si hay dinero de por medio es un fraude y por ende delito. Que tu quieras creer o no en ello es irrelevante.

      1. hola, creo que a nadie le gusta que le mientan y por eso decía, que debe estar penalizado, sobre todo cuando se habla de ver el futuro y te cobren, sea o no una donación, cooperación,etc. por ello. Pero creo que no es irrelevante creer o no, como comentas, por ejemplo, cuando se habla de religion, pero no me refiero a las sectas, si no a las diferentes creencias que existen en el mundo religiosas.Un saludo

      2. Bueno la religión cae dentro de la misma charlatanería de todas las demás que hablamos aquí. Recuerden que estamos tratando de aprender a tener un pensamiento más crítico y racional, a ser más lógicos. Solo porque mucha gente cree en algo no lo hace cierto, el creer en algo por la forma que nos hace sentir no lo hace cierto. Yo puedo creer mucho en Santa Claus, me gusta mucho como me hace sentir, le pido cosas cuando me siento mal o tengo problemas, después cuando esos problemas se resuelven o los olvido le agradezco a Santa Claus. Pero todo eso no quiere decir que existe Santa Claus, solo en mi mente. Así también todos los demás dioses en la historia de la humanidad. Todo se resume en algo simple, queremos vivir en un mundo real? o queremos seguir viviendo en la fantasía para evitar la ansiedad con nuestro pensamiento mágico? Yo prefiero vivir en la realidad, es mucho más emocionante, bella, extraordinaria y sublime. A veces es duro y uno quisiera tener un dios que lo cuidara, pero recuerdo que es la programación y lavado de cerebro que se me intento hacer desde niño y me sacudo las ganas de ser un creyente en algo que muy probablemente no existe.

      3. Psicoescéptico, cuán difícil será responder u ofrecer un comentario sin cometer una sola falacia que permita tu presta refutación, respuesta o contra-respuesta acusando tal herejía…por que al fin y al cabo ¿De eso se trata, no? De que hemos admitido -y deberemos seguir haciéndolo mientras estemos en psicoesceptico.wordpress.com que la verdad (si es que, por cierto, podemos definir tal cosa) es algo muy distinto de la falacia y que se aproximaría más a ser todo aquello que se aleja de la misma, es decir, en cuanto le es ajeno a ésta. Dicho esto, intentaré comentar sin incurrir en falacia alguna -nuestro DIos nos ha convencido de que tal asunto es siempre posible, que nada tiene que ver con los actos del habla de la vida cotidiana, nos ha dejado bien en claro so pena de reprimenda, castigo o sanción al mejor estilo “uso social” que conocimiento experto y conocimiento profano (por lo que cabría decir también “lenguaje experto” y “lenguaje profano”) nada tiene que ver en absoluto y que poco se vincula este último con la construcción intersubjetiva de la realidad individual y social y por lo tanto con su significado -y en definitiva con la Ciencia, o mejor dicho, con la del conocimiento científico- por lo que convendría, siguiendo los mandatos deuteronómicos de éste, no estatuidos aunque legibles y aprehensibles a entre-líneas -para quien sabe así leer- a nivel textual e intertextual de su ley en sus sucesivos y concatenados comentarios ha venido siendo redactada (sancionada). No sé si tengo que seguir expresando salvaguardas ante la posibilidad y riesgo que puedo correr de caer en alguna de las tantas falacias existentes (identificadas al día de hoy), todo ello resultado de no saber como trascender (o violar) el sentido común que la “epistemología” (¿Podré llamarle así? ¿Debería decir “ethos” en su lugar?) profiláctica de este espacio (¡¿Han notado que he sido impersonal aquí y he dicho ‘espacio’?!) me obliga [y viendo la robustéz coloquial de las refutaciones he de esperar que a lo dicho recién nuestro nuevo Dios, el que nos define y sutil y cándidamente nos impugna -¿O subyuga?- a creer qué es ciencia y qué no, qué es razón y qué no, reconvirtiendo algunos fundamentos epistemológicos (me atrevería a decir que hasta fundando una “Nueva Epistemología”, sí, con “N” de “New Age” ¿Un nuevo New Age quzás aunque esta vez Epistemológico? ¿Un New Age Espistemológico (NAE) tal vez, revestido con la toga del eficaz (a ojos vista) y casi insondable escepticismo, y por añadidura, de su encarnación transhumana “el escéptico”?) sugiera u objete que aquí nadie se encuentra obligado a nada asemejándose -por no decir “superando”- con ese giro al mismo Gorgias -¡Por lo que ahora no sólo compite con Pirron de Elis!-.
        No ha de subestimarse el hecho de la posibilidad (no hay redundancia) de esta emergencia de un NAE, así como tampoco el potencial de su artíficie, su genio se presenta tan impredecible a la hora de dar respuestas a los comentarios -definido en cuanto la distribución de poder que, según como se han establecido los roles, escritor del artículo/moderador por un lado y comentaristas por el otro, deviene la misma en diferencial o asimétrica lo que deja como saldo un visible control de cuál ha de ser el sentido de la realidad (virtualizada en este caso), creada por todos los interlocutores participantes en el proceso de su construcción (producción) así como de su reificación, por parte del escritor del artículo/moderador quien se arroga la prerrogativa (no por que él así lo disponga sino por que es inherente a los roles disponibles para ser asumidos (comentarista, articulista, comentarista-moderador-articulista) y cuya disposición responde a la lógica -o estructura- de interacción para los interlocutores ya establecida de antemano y casi común a la mayoría de blog e hilos de discusión -en foros por ejemplo-) de otorgar -o privar, dependiendo de su voluntad y del grado de comulgación (¿Otroagnado caritas felices?) o excomulgación (por lo tanto excomulgables, ¿Imputando y alertando las posibles falacias en las que se ha incurrido? Moda decimonónica con la que basta para que, en la construcción intersubjetiva trascendental de la realidad psicoescéptica “la verdad sea dicha”…y hecha).

      4. He leído un par de veces este comentario buscando cual es el punto que se trata de hacer. Creo que otro comentarista reciente lo dice mejor y de forma más sucinta: “you sucks sa belotoo y no sabes nada.”

      5. Bueno, gracias por confirmar lo que expresaba con tus nuevas palabras, por cierto, tan elocuentes. Te recuerdo que incurres en una falacia con tu respuesta (te lo dejo abierto para que pienses cuál, aunque doy algunas chances non sequitur, ad baculum, ignoratio elenchi, no te reduzcas a éstas, pueden ser otras también dependerá de como lo argumentes). Y sepa que me honra de algún modo con sus dichos por que en definitiva y en resumidas cuentas no he querido hacer una exposición de posesión de conocimiento. La ignorancia bien entendida puede ser un impulso motor para el conocimiento ¿No será usted el que teme ignorar y de allí el afán de conocimiento en sus respuestas? Lo último no lo entendí, creo que es una expresión propia (non vox populi) y compuesta por dos idiomas diferentes (“you sucks sa belotoo y no sabes nada.”) y con una sintáxis que que la vuelve ininteligible -por ahí es algo que le dijeron a usted y que veremos como sirve para demostrar que usted se contradice a si mismo-. Si lo desea me la puede explicar quizás así pueda salir de dudas aunque no sé porque me dio la sensación de que se trata de una expresión peyorativa o insulto. En tal caso ¿Donde queda la cordialidad que dice caracterizarle a la hora de buscar el diálogo? Aquella misma que de la que se ha servido para autopresentarse a los demás como “objeto de ofensas”. “I suck ‘my friend’, I suck, I do not what but I till suck ‘my friend’, I suck just only if you want…Have a merry “blogdictatorship”.

      6. En mi respuesta a tu comentario me refería a que no entiendo el propósito o punto que deseas hacer. Lo único que puedo percibir es un intento por descalificarme y culparme de estar en mi razón sin una sola referencia al tema del fraude, charlatanería o de la astrología como una profesión fraudulenta. Por eso digo que no se cual es el punto, más allá de ser un troll pseudo-elocuente. La frase que mencioné de “you sucks sa belotoo y no sabes nada” fue dirigida hacia mi persona por otro comentarista en una entrada diferente. Con ella me refería a que ese otro comentarista dice lo mismo que tu, pero de manera más breve y al punto, no era dirigida hacia ti.

        En mi blog expreso opiniones, en ocasiones hago investigaciones informales sobre productos o servicios que se venden sin tener evidencia sobre su efectividad y en muchas ocasiones con publicidad falsa. No suelo censurar los comentarios que la gente hace, ya sean positivos o negativos. Las únicas instancias en las que suelo censurarlos es cuando proponentes de esos productos hacen uso indebido queriendo promocionarse gratis presentando sus direcciones y hasta números telefónicos. En otras veces censuro un comentario porque son simples insultos sin un propósito útil.

        Se que no debería estar “alimentando al troll” al responder a tus comentarios, pero lo hago con la expectativa de que presentes algún argumento que tenga que ver con el tema de esta publicación en lugar de tratar de verte superior a mi, o ganarme en un debate sin sentido. Yo no te digo como escribir o comportarte en tu blog y encuentro ridículo que tu hagas precisamente eso en el mio.

  3. El argumento de Marian (hola, Marian) deja entrever un riesgo inminente en la asistencia sanitaria, que es la confusión entre libertad y necesidad. Muchos pacientes creen que al elegir cierto tipo de atención, ésta cubre su necesidad asistencial. Sin embargo, la salud no es una condición de libertad, si lo fuera, yo podría elegir dejar morir a mi hijo de deshidratación, o llevarlo al médico. Igualmente, el médico estaría en la libertad de negarse a atender a un paciente porque está vestido de verde, y eso es de mala suerte.

    La malentendida “libertad de elección sanitaria” consiste en escoger la atención que yo considere la más idónea para mis necesidades, pero no para mis creencias. La asistencia sanitaria no es cuestión de fe, es cuestión de ética, de compromiso con la salud del paciente. Los charlatanes son aquellos que carecen de ética, que abusan del concepto de “libertad” para confundir a los pacientes metiéndoles en la cabeza ideas conspiranóicas, como la mafia médica, el enriquecimiento de las farmacéuticas, la inexistencia del SIDA y muchas más.

    Marian, no es nada contra la libertad de creer, es contra los que hacen de esta libertad su estandarte para fundamentar sus engaños.
    Saludos,
    C.M.

  4. hola.
    me gustaría saber desde dónde escribes ( en qué país estás ). Me interesa saber lo que dice esta ley ya que en españa estas actividades no están reguladas.
    Qué opinas de la gestalt?
    somos un grupo de personas que hemos sufrido a través de nuestras exparejas el daño que hace gestalt en la pareja.

    Espero tu respuesta.

    saludos

    Anna

    1. Hola Anna, gracias por tomarte el tiempo y leer mi blog. Resido en el pais de Mexico, y aqui es un poco confusa la cosa sobre regulacion, puede que si haya y nadie la ejerce o puede que ni exista, no soy experto en cuestiones juridicas.

      Sobre la gestalt ya hice un comentario en tres partes, lo puede checar aqui en mi blog, que tengas muy buen dia y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s