Predisposición a Confirmación

Como ya saben estudio psicología, actualmente me estoy tomando unas vacaciones que se volvieron más largas de lo que esperaba, pero ese no es el tema de hoy. Uno de los problemas más grandes que tengo con la forma en que se enseña la psicología en nuestra región es el de no reforzar un marco científico. Muchas creencias irracionales se van filtrando en la mente de los estudiantes de psicología y desgraciadamente esto se da principalmente por la introducción de mitos de psicología popular que promueven muchos maestros de psicología.

Ya he mencionado de forma breve algunos de estos mitos y pueden tener por seguro que seguiremos hablando de ello. Se ha propuesto que la psicología debería formar parte de la rama de Neurociencia y estoy completamente de acuerdo con ello. Actualmente la psicología se mantiene en un estado de aislamiento de las demás ciencias. Es cierto que se le enseñan a los estudiantes temas sobre otras ciencias como anatomía, biología y estadística. Pero al final de cuentas los estudiantes ven esto como un estorbo esperando aquellas materias que tienen más que ver con la psicología. Yo tuve la oportunidad en un par de ocasiones de dar unas pláticas sobre psicofarmacología para estudiantes de psicología que estaban ya por graduarse de la carrera. Me dió mucha pena el observar como desconocían una gran parte los temas básicos sobre como está organizado el sistema nervioso humano y sus funciones. Hoy en día tenemos claro que el asiento orgánico de la conciencia humana está en el cerebro, es la base de los pensamientos, conductas y emociones de toda persona. La psicología trata sobre todo del estudio de la conciencia humana y sus conductas. Los psicólogos deberían estar más íntimamente familiarizados con el funcionamiento del órgano del cuerpo que genera estos fenómenos, con el cerebro.

Uno de los fenómenos que me parecen interesantes sobre el pensamiento humano es la “Predisposición a Confirmación” (Confirmation Bias). Sobre ese tema quiero hablar el día de hoy y todo psicólogo debería estar conciente de este prejuicio cognitivo que todos los seres humanos compartimos. Todos los seres humanos cometemos errores cognitivos, o sea, errores en nuestras maneras de pensar, de procesar la información. La predisposición a confirmación se trata de una tendencia que tiene la gente de preferir aquella información que confirma sus ideas preconcebidas o hipótesis independientemente de que sean ciertas. Las personas pueden reforzar sus actitudes actuales al recolectar de manera selectiva nueva evidencia, al interpretar nueva evidencia de una forma prejuiciosa, o al recolectar información desde la memoria de manera selectiva.

Esto quiere decir que al tener una idea o creencia solamente buscaremos aquella evidencia que la confirma. Cuando se nos presenten pruebas de que quizá no estamos en lo correcto, vamos a prestarle una menor atención a esta información, no nos va a interesar mucho, haremos como suelen decir “oídos sordos” a estos nuevos argumentos. Si en algún momento se nos presenta alguna información que pudiera confirmar nuestras actitudes, a esa si le pondremos toda nuestra atención y la tendremos muy presente. Este fenómeno que todos los seres humanos compartimos es la raíz de muchos errores de pensamiento, los cuales nos llevan a tener problemas o insatisfacciones con la vida.

Un ejemplo muy común es aquella persona que suele decir “nadie me quiere.” Una persona con esta actitud mostrará una predisposición a confirmación hacia cualquier evento, situación o interacción con otros en su vida que pruebe que esta idea es cierta y al mismo tiempo rechazará o no pondrá mucho interés en aquellas que lo desprueben. Podrá ser que un ser cercano a esta persona le diga que no es cierto y que el o ella siente un genuino afecto por ella. Pero quien dice nadie me quiere no aceptará esta evidencia o no le dará tanto valor como a aquellas instancias en que alguien la rechazó. La persona buscará de forma selectiva memorias de su pasado en las cuales las personas según su interpretación de los hechos, la defraudaron. Todo esto forma parte de su predisposición a confirmación. Todos compartimos este fenómeno de pensamiento y en muchas ocasiones nos lleva a tener errores de cognición y a muchos de los problemas que sufrimos.

¿Pero porque somos los seres humanos así? ¿De qué nos sirve tener en nuestro diseño de la mente humana un error tan grande? Quizá la respuesta esté en la psicología evolutiva, otra materia que no se enseña actualmente en las carreras de psicología de nuestra región. Aunque tengo mis dudas sobre muchos preceptos de la psicología evolutiva y aún está en pañales esta rama si nos puede brindar luz a muchas interrogantes. Tomemos un grupo de seres humanoides primitivos, quizá algunos homo habilis o especies más actuales de nuestros antecesores. Tenemos 20 protohumanos, 10 de ellos tienen como característica en su forma de pensar la predisposición a confirmación que ya hablamos, y otros 10 carecen de ella. Tenemos que recordar que estos humanos primitivos compartían el mundo con depredadores, quizá unos cuantos dientes de sable que gustaban degustar la carne de nuestros antepasados. El grupo de humanos SIN la predisposición a confirmación no tendrían miedo de salir a las estepas en busca de comida y ser devorados por estos depredadores. Mientras que el grupo de 10 CON predisposición a confirmación verían detrás de cada ruido o sombra entre los arbustos a un tigre o lobo. En ocasiones estos miedos podrían no tener fundamento, pero estos antecesores nuestros solo recordarían los momentos en que sí fue cierto y se cuidarian más de cualquier ruido.

El grupo sin predisposición a confirmación rápidamente sería devorado por depredadores y no tendrían la oportunidad de reproducirse. Aquellos en los que sus creencias reforzadas de que hay dientes de sable por todos lados se cuidarían más y podrían sobrevivir mejor, ya que se estarían cuidando a todo momento, tendrían mayores probabilidades de sobrevivir y reproducirse. Estos sobrevivientes pasarían este rasgo a su descendencia, o sea, nosotros. El problema con esta teoría de psicología evolutiva es que lo más seguro sea que este rasgo viene desde mucho más atrás que nuestros antepasados inmediatos, puede venir desde especies mucho más primitivas que los primeros seres humanos, quizá desde los primeros mamíferos. De lo que si estamos seguros es que es un rasgo que encontramos en todos los seres humanos actuales.

El problema es que esta característica que todos compartimos hoy día fomenta y mantiene creencias irracionales en cosas que no existen. Gracias a este fenómeno se mantiene la creencia en espíritus y fantasmas, en remedios milagrosos, en pseudociencia y metafísica, en visitantes de otros planetas y hasta en que dosis altas de vitaminas pueden prevenir y curar enfermedades. Aunque no tengamos evidencia que soporten estas alegaciones o incluso evidencia en contra de ellas, siempre la gente preferirá aquellas historias por más fantásticas que parezcan a la realidad. Es una tendencia que en un mundo prehistórico nos ayudó a sobrevivir, pero que en el mundo actual nos puede generar muchos problemas desde intolerancia, discriminación, ser sujetos a engaños, hasta insatisfacción con nuestras relaciones interpersonales de pareja o familia. Es necesario en primer lugar estar concientes de que todos padecemos de este fenómeno y buscar mejores maneras de ver la realidad que compartimos para evitarnos problemas y estar más satisfechos con lo increiblemente maravilloso que es el universo sin las historias de hadas que nos vamos reforzando en el transcurso de nuestra vida.

4 comentarios en “Predisposición a Confirmación

  1. Uno de los problemas que veo con el ramo de psicología es la tendencia de investigar como medicar a los enfermos mentales y suprimir las síntomas en el lugar de tratar de encontrar una manera de curar las condiciones. No dudo de los beneficios que pueden tener los medicamentos psicológicos pero hay demasiados psiquiátricos que nada mas andan ajustando los niveles de medicina para ver si “esta vez funcione”.

    La parte de la confirmación es cierto. También la evolución es una buena explicación por la existencia del racismo. Hace 100,000 años una persona que se veía diferente mas probable era un enemigo y era un peligro tenerlo en su cercanía.

    1. Bueno Erik aquí creo que hay una pequeña confusión, los psicólogos no medican, no prescriben medicamentos psicotrópicos. Los únicos que pueden prescribir medicamentos son los médicos y en caso de trastornos mentales serían los psiquiatras. En defensa de los investigadores que hacen estudios sobre medicamentos psiquiátricos, nunca es así de sencillo. No ajustan los niveles al azar como en un ensayo de prueba y error a ver si ahora si funciona. El proceso de introducir al mercado un medicamento, del tipo que sea, es muy complicado, toma mucho tiempo y es extremadamente costoso. En el caso de la vida real cuando un psiquiatra está tratando a un paciente, puede en ocasiones subir el nivel de medicamento si este no está generando los resultados esperados. Pueden subir la dosis, añadir otro medicamento al régimen, o cambiarlo por otro diferente, es una práctica normal y tiene su lado razonable. A ver si después pongo un poco de información sobre un libro que estaba leyendo que muestra que los antidepresivos realmente no funcionan mucho más allá del efecto placebo.

      1. Entiendo la diferencia entre los psicólogos y los psiquiatras, pero el punto que quise hacer fue el uso que dan los medicos individuales a los medicamentos, no la existencia de la investigación de nuevas medicinas. Nada mas que parecen escasas la investigaciones sobre como curar definitivamente los trastornos mentales.

        Ah sí! Casi todos que conozco que toman antidepresivos parecen tener mas efectos secundarios que beneficios. Esto se destaca en la escuela de rehabilitación internada en donde trabajo. Los niños que han sido recetados tales medicamentos parecen seguir con sus problemas pero con la adición de lentitud en sus pensamientos.

  2. hola!,Erik Hay un dicho popular que dice que “las manías no las curan los medicos”,
    Y psicoescéptico me remito a otro dicho de sabiduria popular que dice “El miedo guarda la viña”.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s